Hablemos sobre cámaras de vigilancia: ¿son una buena inversión?

Hola, estimado lector. Bienvenido a la nueva entrada del blog de JP CRD, Accesos y Controles. Cada día, cada año que pasa, la tecnología presenta sorprendentes avances que están orientados a hacer la vida del ser humano tan sencilla y práctica como sea posible. Sin embargo, es común escuchar a personas que sostienen que la tecnología es “un arma de dos filos”, y que siempre existen desventajas en el uso de cualquier aparato. Entre los muchos aparatos que han llegado a generar controversia se encuentran las cámaras de vigilancia. Se trata de un componente esencial de los modernos sistemas de seguridad y cada vez se han vuelto más populares entre la gente que desea sentirse a salvos de los actos delictivos, porque resultan sumamente eficientes.

Si bien la gran mayoría de la gente coincide en que las ventajas del uso de este tipo de cámaras sobrepasan en mucho a las posibles desventajas, resulta importante conocer cuáles son, supuestamente, estas últimas. Por eso en esta entrada nos hemos dado a la tarea de realizar un pequeño análisis. Dado que en entradas anteriores ya hemos ahondado en los beneficios, esta vez nos concentraremos en tratar de entender qué es lo que la gente señala que podría no resultar tan beneficioso en el terreno de las cámaras de vigilancia y discutir sobre si es un criterio aplicable o no.

El costo

Entre las principales razones por las que la gente no adquiere una cámara de vigilancia se encuentra la errónea creencia de que son sumamente costosas. En primer lugar esto no es del todo cierto porque existen muchas variedades en las características de las cámaras y, por consiguiente, en sus precios. Es necesario entonces acudir con una empresa líder que sea capaz de ofrecer una amplia gama de productos acorde a las necesidades de cada persona y también a sus posibilidades económicas. Tal es el caso de JP CRD, que pone a disposición de sus clientes distintas opciones.

Por otro lado, cuando se paga por un servicio o un bien, hay que ver qué tanto beneficio se puede obtener a partir de él. En el caso de las cámaras sabemos que pueden resultar para prevenir crímenes pero también para monitorear actividades de empleados, reunir evidencias que permitan la toma de decisiones justas ante alguna controversia y hasta almacenar videos. Si se consideran todas estas ventajas, llegamos a la conclusión de que las cámaras de vigilancia son una excelente inversión y realmente no se puede hablar de un alto costo cuando lo que se obtiene a cambio del precio pagado puede dar una gran tranquilidad a quien la posee.

La vulnerabilidad de las cámaras

Mucho se dice que si bien nosotros podemos protegernos de los ladrones a través del uso de cámaras, ellos también pueden protegerse de su efecto, desconectándolas o manipulándolas para que no entreguen evidencia que los incrimine. Es cierto, existe el riesgo; sin embargo, hay varias formas de contrarrestarlo. Las cámaras modernas se pueden instalar de manera oculta para que no sean fáciles de detectar y puedan cumplir su contenido.

Asimismo, si se instalan junto con todo un sistema de seguridad, sus beneficios se multiplican, ya que una cámara no puede impedir el delito por sí misma, pero si se combina con alarmas que den aviso a las autoridades cuando hay algún corte de energía o señales de que se ha intentado manipular el equipo, y de inmediato contaremos con asistencia en el lugar de los hechos para evitar que se cometa un robo o algún acto de vandalismo. En JP CRD no sólo ofrecemos cámaras sino sistemas integrales que potenciarán el uso de las cámaras y minimizarán la posibilidad de que sean vulneradas.

¿Una invasión a la privacidad?

Una de las principales controversias es que las cámaras de vigilancia se han llegado a ver como una posible invasión a la privacidad de las personas, sobre todo de los empleados de una oficina cuando son instaladas en los centros de trabajo. Son ellos mismos quienes se quejan porque no entienden la razón por la cual tienen que verse sometidos a una vigilancia permanente sin su permiso.

Quizás una de las maneras de contrarrestar esta situación es informando a todos los empleados que se ha instalado un sistema de vigilancia a fin de que no sientan que esta información se les oculta. Los propios trabajadores también argumentan que las cámaras denotan falta de seguridad por parte de quien los emplea y sienten como un agravio u ofensa que los altos mandos estén convencidos o asuman que no se van a desempeñar adecuadamente o que tendrán alguna falla y que por eso sientan la necesidad de grabarlos.

Pero es necesario convencer al equipo de trabajo de que ésta no es la razón por la que se instalan las cámaras y se graban los videos; más bien se trata de una protección para todos. Justamente ante la aparición de cualquier problema, el hecho de que existan cámaras y videos significará una protección adicional para ellos, pues fácilmente podrán deslindarse de responsabilidades y contarán con pruebas irrefutables para que la situación se resuelva favorablemente. Entonces no se trata de invasión a la privacidad, sino de protección. Protección para todos.

Aclaradas estas “desventajas” de las cámaras, te invitamos a que no dejes de ponerte en contacto con nosotros para que te brindemos más información a detalle sobre los productos y servicios que tenemos para que puedas gozar de mayor tranquilidad, tanto en casa como en tu oficina, te esperamos.

publicaciones recientes

Deja tu comentario