El uso de un reloj checador: una excelente alternativa para fomentar la puntualidad

Hola, a todos nuestros lectores. Es un placer que nos acompañen en esta nueva entrada del blog de JP CRD Accesos y controles, ya que para nosotros es muy importante mantener un contacto permanente con ustedes para saber qué les interesa. En esta oportunidad hablaremos de uno de los productos estrella y de los más solicitados por parte de los clientes: el reloj checador.

La impuntualidad en México

En términos generales, la puntualidad nunca ha caracterizado a los mexicanos. Y mucho menos a la hora de trabajar. Antes de escribir esta entrada, en el equipo de redacción de JP CRD Accesos y controles nos dimos a la tarea de realizar una pequeña encuesta entre nuestros amigos y familiares para preguntarles si solían llegar tarde al trabajo, y la mayoría confesó que lo hace por lo menos una vez a la semana.

Un efecto contagioso

Las causas son muy variadas, y aunque vivimos en una ciudad donde las opciones de transporte no son las mejores y los incidentes de tránsito están a la orden del día, la impuntualidad nunca debe convertirse en un hábito, sobre todo porque se puede volver algo contagioso y comenzar a presentarse como algo regular entre cada vez más trabajadores de la empresa. Una de las formas de evitar el problema es haciéndole saber a los empleados que su impuntualidad no pasa desapercibida, y la mejor alternativa es la instalación de un reloj checador que anime a los empleados a saber que, dado que tendrán que registrar su hora de llegada, es importante empezar a tomar previsiones y respetar el horario.

Lo que demuestra la puntualidad (y la impuntualidad)

Por el bien de cualquier empresa, es necesario tomar las medidas necesarias para fomentar la puntualidad, ya que, así como la impuntualidad puede llegar a ser contagiosa, también la puntualidad puede tener el mismo efecto. Este valor comunica que los empleados están dedicados al trabajo desde que comienza la jornada y que de verdad tienen un interés en aportar y sumar para la empresa.

Asimismo, la puntualidad de los empleados y colegas demuestra que se trata de personas que pueden manejar otras responsabilidades e ir creciendo, aspirando a promociones y nuevos puestos. Pero si fallan con la primera responsabilidad, la de cumplir con un horario, es difícil que se pueda confiar en ellos para otras funciones. De ahí que se importante incentivar a todos los miembros de la empresa a que lleguen temprano a través del uso de un reloj checador.

Algunos beneficios del fomento de la puntualidad

Si en una empresa que los trabajadores sean puntuales, se dará un paso importante en la carrera hacia el éxito, y todas las operaciones que ahí se realicen fluirán de manera más eficiente porque todos se encuentran en el lugar donde deben estar y haciendo lo que les toca en el horario requerido para el cumplimiento de las metas. Pensemos, por ejemplo, en el caso de alguna reunión; si todos están a tiempo se podrá tener el avance y se alcanzarán los acuerdos previstos de manera oportuna. Y así ocurrirá con cada una de las actividades planeadas, por lo que incluso es factible pensar que si los objetivos del día se logran a tiempo, todos podrán partir de la oficina también en el horario estipulado y disfrutar de una mejor calidad de vida. No se trata de asustar o “cazar” a los empleados, sino que la implementación del uso del reloj checador solamente significa la búsqueda de la justicia y de que todos trabajen tanto como sus compañeros.

Efectos en lo individual

Además, animar a los trabajadores también genera un beneficio adicional en ellos. Normalmente la falta de puntualidad conduce a verse inmiscuido en una situación de estrés y, a la vez, el estrés provoca una merma en el desempeño y la productividad. Para que todos los compañeros puedan explotar al máximo su potencial y sus habilidades, es muy importante que cuenten con el ánimo ideal. Por ello, es necesario evitarles situaciones innecesariamente estresantes. Y si se logra volver de la puntualidad un hábito, tendrán una razón menos para sentirse preocupados.

Efectos en lo colectivo

Cuando algún empleado llega tarde a trabajar, más allá de que como ya se mencionó es posible que haya una suerte de reacción en cadena, ocasionada porque todos crean que no hay consecuencias si se infringen las reglas y se incumple con el horario acordado, también resulta sumamente probable que se empiece a generar un cierto descontento entre los empleados que suelen llegar regularmente a la hora que les toca, y que empiecen a cuestionarse si no existe una injusticia y un trato desigual.

Esta situación, puede ocasionar un ambiente de desánimo y de división, incluso de enfrentamiento, que afectará la productividad de la empresa y las relaciones entre los trabajadores. Por eso, si se fomenta la puntualidad, se puede aspirar a que impere un ambiente en el que todos respetan el trabajo de los demás, ya que cuando alguien llega tarde también puede estarse perdiendo información importante necesaria para realizar sus labores y, sobre todo, para no afectar el trabajo de los demás.

Así es que si todavía no cuentas con un reloj checador en tu empresa, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para que veas todas las opciones con las que contamos y que juntos analicemos cuál es la que más conviene a las necesidades e intereses de tu negocio.

publicaciones recientes

Deja tu comentario