El Torniquete, la mejor herramienta de seguridad

Mantener la seguridad de un espacio es una tarea muy complicada, la cantidad de vigilancia que requiere un lugar depende directamente de la importancia de las actividades que se desarrollen dentro del espacio, de los valores resguardados en el inmueble e incluso de la seguridad de la información que se posea. Actualmente, todos requerimos de medidas de seguridad, dado que todos somos potenciales víctimas de un acto delictivo. No obstante, hay algunos lugares como escuelas, oficinas, edificios, residencias y hasta centros deportivos en los que se emplean estrategias de seguridad que incluyen cámaras, personal humano de vigilancia, acceso mediante Torniquete u otro tipo de acceso por reconocimiento.

Para resguardar correctamente un área, los especialistas en seguridad la inspeccionan para determinar de qué forma podrían ocurrir posibles actos vandálicos, y poder seleccionar el tipo de sistema que se debe instalar para prevenirlos. Aunque es recomendable utilizar de manera combinada varios sistemas, en muchos lugares se acostumbra a sólo utilizar personal humano apoyado por circuitos de videovigilancia. Las áreas vulnerables, lejanas o de poco acceso suelen vigilarse con cámaras de seguridad.

Por su parte, las áreas de mayor afluencia de personas suelen ser lugares en los que se pueden cometer todo tipo de delitos, ya que es muy fácil perder el rastro de los hechos mientras mayor sea el número de personas involucradas. En estos sitios las cámaras de vigilancia cumplen dos funciones: facilitar la vigilancia de la zona y proporcionar pruebas imparciales en caso de que se requieran en ámbitos legales.

En muchas situaciones, las cámaras de video y el personal humano no son las herramientas suficientes para poder controlar un área de mucho flujo. A algunos edificios públicos, residencias, escuelas, transportes públicos, estadios y empresas, debido a la enorme afluencia de personas, les son insuficientes los sistemas de videovigilancia para mantener controlado el acceso y la seguridad del inmueble y de sus usuarios. Un Torniquete suele ser una excelente solución para mantener bajo control el acceso a un lugar.

Los torniquetes son estructuras metálicas que giran cada vez que pasa una persona a través de ellos, alternando palas metálicas que se suceden entre sí en la posición inicial; estos se utilizan principalmente para controlar el nivel de flujo de personas que ingresan o salen de un lugar, pero también pueden tener otras funciones como contabilizar cuantas personas los accionan.

Además de que el uso de los mismos obliga a las personas a ingresar por un espacio en específico, lo que facilita la inspección de pertenencias o posesión de objetos ilegales o que representen un riesgo para la seguridad. De esta manera, el ingreso a lugares concurridos o cerrados, pero con un gran número de personas que utilizan el inmueble, será fluido pero regulado al mismo tiempo. La contabilidad del flujo se utiliza normalmente para apoyar el área de conteo o cuantificar el impacto de un determinado evento.

La tecnología también está presente en este tipo de artefactos. De esta forma, el conteo y el acceso se optimizan al adquirir una mayor posibilidad de usos: las listas de asistencia y puntualidad en las escuelas y muchas empresas suelen estar a cargo del profesor o de un supervisor, pero si no se realizan con un reloj checador, ya sea analógico o digital, al ser una actividad en la que interviene directamente el trabajo humano, cabe la posibilidad de que se preste tanto a favoritismos como a beneficios, que pueden representar daños a otras personas.

Algunos torniquetes pueden realizar la función de controlar el acceso mientras registran cuántas personas asistieron, y pueden ir diferenciándolas mediante el uso de una banda magnética o un código de barras, obteniendo así una lista con la hora exacta y los días de asistencia. Además de que de esta manera se evita el acceso de personas ajenas a las actividades que se realizan en el inmueble.

Si bien es cierto que la posesión de una credencial o tarjeta para identificarse y obtener acceso a un área no garantiza por completo la seguridad de la misma, debido a que también puede ser robada o extraviada y utilizada por alguna otra persona con fines inapropiados, también existen torniquetes que ofrecen mucha más seguridad, aunque con un costo un poco más elevado.

Un puesto de control peatonal, además de funcionar con bandas magnéticas, contraseñas o códigos de barras puede ser controlado con las huellas digitales, reconocimientos faciales e incluso con reconocimiento del iris. Este tipo de controles de acceso suelen ser los más seguros, ya que no existen dos organismos idénticos y por lo tanto la compatibilidad con otra persona que trate de obtener acceso es nula.

Una de las enormes ventajas de los sistemas de control de acceso con funciones digitales es que la información de accesos y asistencias es almacenada en una base de datos, por lo que se convierte en una gran herramienta para el personal administrativo. El uso de un Torniquete, por sí mismo, no representa la seguridad completa de un espacio, sino que es una herramienta que combinada con otros sistemas de seguridad ofrece grandes beneficios en el control de información sobre el flujo de personas.

Aun si la implementación de un sistema de seguridad puede parecer algo absurdo y costoso es la mejor manera de prevenir actos delictivos. En JP CRD Accesos y Controles se puede conseguir desde un Torniquete hasta un sistema completo de acceso y vigilancia. Ponte en contacto con los especialistas de JP CRD Accesos y Controles, y encuentra un sistema de seguridad que se adapte a tus necesidades y presupuesto. Vivir seguro es vivir mejor.

publicaciones recientes

Deja tu comentario