Los relojes checadores, una herramienta necesaria

El tiempo no es una medida absoluta en el universo, no al menos de la forma en que lo concebimos normalmente. El tiempo es una medida que nos permite ponernos de acuerdo sobre cuándo se deben realizar ciertas actividades, es una medida completamente arbitraria, pero que por común acuerdo aceptamos y respetamos. La hora oficial es tomada de los relojes atómicos, varios científicos se encargan de monitorear estos relojes, y ajustarlos si llegara a pasar que tuvieran un mal funcionamiento.

Elementos como el estroncio o el cesio tienen una frecuencia de resonancia atómica constante, para obtener el tiempo que ha transcurrido en un lapso determinado se miden las pulsaciones, estos relojes, en condiciones adecuadas, llegan a presentar un retraso de un segundo cada 15 000 millones de años, según se estima.

Pero para los usos comunes de un reloj, basta que se mantenga con alteraciones mínimas en su conteo del tiempo o que puedan establecer conexión vía internet con las páginas y los servidores que proporcionan la hora mundial. Esto lo puede hacer un teléfono inteligente, un reloj checador digital, nuestra computadora, automóviles y hasta los nuevos televisores.

Para medir el tiempo utilizamos como medida el movimiento de rotación de la tierra, esto es el lapso que tarda el planeta en dar una vuelta sobre su eje, este movimiento se divide en 24 horas de 60 minutos cada una, los minutos a su vez son seccionados en segundos. La esfera terráquea está dividida en husos horarios y a veces la cercanía entre dos puede dar pie a conflictos de formalidad.

La puntualidad es esencial para la buena convivencia, si se llega tarde a una reunión o a un compromiso se está disponiendo del tiempo de otro, de forma que ninguno de los dos puede recuperar ese tiempo perdido. Es por eso que como regla de etiqueta o de buenos modales, pero más de respeto: se exige a otra u otras personas, presentarse con puntualidad en cierto momento que previamente se ha pactado. En el trabajo, en las citas médicas, en los compromisos formales y en la escuela, se exige el cumplimiento de horarios.

En los trabajos y en las escuelas es muy importante respetar los horarios de entrada y salida para poder cumplir con la agenda que teníamos trazada, para así alcanzar las metas y objetivos propuestos. Para controlar el horario de entrada de los alumnos se suele usar el método de lista, pero es un método muy tardado y que puede ser alterado fácilmente.

En las empresas se suele usar una lista en la que registran a pluma los trabajadores su hora de llegada, siempre bajo la vigilancia de un encargado. Este sistema es muy funcional porque al ser dos personas las que hacen el registro, es mucho más fácil solucionar un conflicto. Pero debido a que es muy difícil ser imparcial, es un sistema que se presta a ser un tanto fraudulento o favorecedor en funciones personales, por lo tanto un reloj checador digital o analógico, es una solución eficaz a este inconveniente.

El reloj checador analógico, es un reloj que incorpora una ranura en la que se inserta una tarjeta de cartón que es marcada con la hora. Con el conteo de las marcas en las tarjetas se realiza el registro de asistencias y de horarios de llegada, aunque el inconveniente de este tipo de reloj es que no cuentan con una calendarización perpetua y tienen que ser ajustados mes con mes.

Los relojes checadores digitales, presentan muchas ventajas sobre los analógicos. La primera es el ahorro en los consumibles de cartón, ya que estos relojes almacenan la información en una tarjeta USB para que después sea transferida para su análisis a la computadora o a un software especializado. Hay modelos que son capaces de almacenar más de 50 000 registros y 1 500 empleados. El registro se puede hacer mediante una tarjeta con banda magnética, claves personalizadas, código de barras, detección de huella digital, reconocimiento facial y de tarjetas RFID.

Para el departamento de recursos humanos, un checador digital es la herramienta necesaria para llevar el control de asistencias, salidas y retardos de todo el personal de la empresa, sin importar cuales sean sus horarios de trabajo, ya que cada empleado posee una clave personal que sólo es activada con su tarjeta o huella digital, esto para evitar cualquier tipo de acción fraudulenta. De esta forma la realización de nóminas y reportes es mucho más sencilla y eficiente, además de que pueden funcionar como control de acceso si se instalan en las puertas chapas electromagnéticas o botones liberadores.

Con el software de los equipos biométricos se puede llevar un conteo detallado de cada empleado resulta más fácil contabilizar las asistencias, días de descanso, entradas, salidas, retardos, tiempo extra, vacaciones, antigüedad laboral e incapacidades.

En México es posible adquirir un reloj checador digital idóneo para cada empresa. Pero sin lugar a dudas, la mejor opción somos nosotros JP CRD Accesos y Controles. Somos una empresa especializada en control de acceso, asistencia y sistemas de monitoreo con videovigilancia. Ofrecemos soluciones integrales para la seguridad de residencias, empresas, escuelas y oficinas. Estamos comprometidos con la seguridad, pero también con el bienestar social, es por eso que una parte de nuestros ingresos son aportados a programas de educación de la Fundación JyM Educando Crecemos, A.C.

No lo dudes más, llámanos. Todos nuestros productos incluyen servicios de consultoría, instalación, capacitación de personal, soporte técnico, configuración y la garantía de que estás obteniendo el mejor reloj checador digital.

publicaciones recientes

Deja tu comentario