¿Qué son los equipos biométricos, cómo y para qué funcionan?

La identidad es de suma importancia para identificar a una persona sobre el resto de las millones que habitan nuestro planeta. Así, los equipos biométricos se encargan de identificar a un individuo con el uso de conocimientos matemáticos y estadísticos, con ayuda de sus rasgos de conducta o sus rasgos físicos.

Se calcula que en el planeta hay cerca de 7 300 000 000 millones de personas, y cada una posee características psicológicas, físicas e intelectuales diferentes. También, cada persona posee un nombre acorde a la cultura en la que nació o se desarrolló. Durante mucho tiempo el nombre bastaba como único medio para el reconocimiento de un individuo, en algunas ocasiones los rasgos físicos servían como complemento, pero hoy en día es tan fácil suplir una identidad, incluso simulando los documentos oficiales expedidos por algunas instituciones, que se han diseñado formas más seguras para identificar a alguien.

Los primeros sistemas de identificación estaban basados en las huellas dactilares. No hay dos personas en el mundo que posean el mismo patrón en sus huellas dactilares, y aunque llegaran a ser idénticas por genética, con el paso del tiempo cambiarían debido al tipo de actividades que realiza cada individuo. Utilizar las huellas digitales es un método de identificación más eficiente y seguro que la detección por firma, ya que la firma es un trazo individual que, como consecuencia de su constante uso, se perfecciona y es posible reproducirla con gran exactitud en cualquier momento y circunstancia. Así, las firmas tienen el defecto de ser fácilmente falsificables, por lo que sin otro medio que las autentifique en muchas circunstancias son insuficientes como método de identificación.

Con la implementación de dispositivos electrónicos en las áreas de estudio y trabajo, se ha aumentado la seguridad al mismo tiempo que se obtiene información acerca del individuo que utiliza el sistema para obtener un acceso. Los sistemas biométricos son capaces de registrar el momento exacto en el que se accesó, lo que sirve para mantener tanto un registro de asistencia, como de permanencia en el trabajo. Son capaces de almacenar miles de conteos diarios, al mismo tiempo que aumentan la seguridad, pues sólo tendrán acceso a un área o inmueble aquellos que hayan sido registrados en el sistema. Los sistemas más usados son los que funcionan con tarjetas RFID y con reconocimiento de huella dactilar, siendo los segundos mucho más seguros y eficientes.

Los sistemas biométricos, también conocidos como relojes checadores, son los sistemas más eficientes de procesamiento de asistencias y retardos para las áreas administrativas. Mediante la implementación de un software especializado, es muy sencillo realizar las listas de asistencias y calcular sueldos, horas de trabajo o algún tipo de información en específico que sea requerida por la empresa o institución.

También es posible que, mediante una clave, se obtenga acceso a un área, o el registro de asistencia; ésta es una forma de proporcionar acceso a áreas de uso común o muy transitadas, pero que se quieren resguardar sólo para ciertos usuarios. Algunos relojes checadores son capaces de proporcionar varios sistemas de reconocimiento al mismo tiempo, además de proveer comprobantes tanto digitales como en impresión de ticket.

El proceso de identificación y de reconocimiento biométrico está basado en la comparación de los rasgos de conducta o físicos de un individuo, mismos que han sido almacenados previamente en una base de datos. Para realizar el reconocimiento, se comparan los datos obtenidos mediante un escaneo de los rasgos pertinentes. De esta manera, el sistema encuentra la ficha de información de una persona y le agrega la nueva información que es recabada en el proceso actual de reconocimiento.

Además de claves de acceso, firmas electrónicas y huellas dactilares; los sistemas de autentificación y de identificación biométrica pueden validar la identidad de una persona mediante lo siguiente: el iris, reconocimiento facial en 2D y 3D, reconocimiento vascular, y reconocimiento del ritmo cardiaco; esto los hace personalizables según las necesidades de seguridad y del flujo que se requiera.

La seguridad en el acceso e identificación de usuarios y personal no es el único uso de la tecnología biométrica. Los bancos utilizan este tipo de tecnología para cifrar el acceso a las cuentas de los usuarios, de otra forma, todo aquel que tuviera acceso a una tarjeta de un cliente de alguna institución financiera tendría acceso inmediato al capital del mismo. De esta forma, los bancos conceden claves a sus clientes, además de otras medidas complementarias de seguridad, para mantener salvaguardados sus bienes. De la misma manera, los pasaportes y otros documentos personales han adoptado tecnologías similares mediante la implementación de chips o bandas magnéticas para evitar la suplantación de identidad.

La identificación, el control de acceso de personal autorizado a áreas restringidas, el acceso a cuentas privadas, la autentificación de identidad en documentos legales y todos los usos de las tecnologías biométricas fueron diseñados para dar seguridad a los que los implementan. Pensar en que la tecnología biométrica algún día sustituirá nuestros sistemas de resguardo, como las cerraduras, no es una idea descabellada. La biometría está en constante crecimiento, por lo que no es extraño que incluso esté presente en dispositivos de uso común como equipos de cómputo, teléfonos móviles, casas y automóviles.

Si deseas aprender más sobre los equipos biométricos, o si tienes alguna duda sobre su uso o funcionamiento, te invitamos a ponerte en contacto, a través de esta página, con los especialistas de JP CRD Accesos y Controles. Descubre todas las opciones de seguridad que tenemos disponibles para ti.

publicaciones recientes

Deja tu comentario